12 diciembre 2005

El político "trepa"


Este artículo (aunque publicado en España es válido en Honduras) está dedicado a algunos políticos que con la victoria del Partido Liberal están intentando, por todos los medios, "enchufarse" a la teta del Estado.
Honduras y los hondureños ya no soportan más "vividores".
Honduras y los hondureños necesitan gente HONESTA y PREPARADA que anteponga las necesidades de Hibueras a las suyas personales y de grupo.
Honduras y los hondureños necesitan aire fresco que se lleve el hedor de la corrupción, del amiguismo, del clientelismo, del nepotismo y de todos los "ismos" que mantienen al país postrado y sin poder recuperarse para elevar el nivel de vida de sus ciudadanos.
Sr. Mel Zelaya, Usted ha contraido una gran responsabilidad y un reto histórico.
Con todo respeto, ¡BASTA YA DE SINVERGÜENZAS!

“Honduras no sale de su hundimiento porque el pueblo ya no cree en los políticos. Los hondureños necesitan que se gobierne para todos”.

- Ángel Garachana, Obispo. -

------------------------------------------

el político "trepa"

Permalink 28.11.05 @ 09:10:29. Archivado en Política, Corrupción

Su carencia de escrúpulos y de vergüenza sólo es comparable a su desmedida y hartera ambición. Es compulsivamente mentiroso. Es, asimismo, irresponsable, en cuanto imprevisor y temerario. Es, además, esencialmente práctico: sólo le interesa el agiotaje, lo que sirve para algo, lo útil, lo rentable; por consiguiente, abomina de lo idealista, que le parece una desgraciada pérdida de tiempo. En el arte de la manipulación es único, aprovechando al máximo la ingenuidad, defectos y debilidades del prójimo. Suele ser, de natural, simpático, y hasta generoso. También mediocre, tirando a malo, en lo que se refiere a conocimientos técnicos, facultades, capacidades y méritos. Adulador y servicial con el de arriba, es déspota y cruel con los de abajo. La cultura no le interesa, no le ve rendimiento a corto plazo. Finalmente, es listo (diligente, sagaz, avisado), que no inteligente.

Especulador de oportunidades, ha arribado a la política, después de medrar ineficazmente en la empresa privada (menos dada a pagar inútiles), en el momento justo (ahora son multitud, sobre todo en los Ayuntamientos, campo propicio para el arribismo y la estafa, por muchas circunstancias que no vienen a cuento). Nunca antes, en España (ni siquiera en tiempos de la infausta Restauración y/o del caciquismo genuinamente español) se había conocido, en el ámbito de la gestión de la cosa pública, una etapa de mayor relativismo moral, desideologización, desinterés y descontrol. Es la suya.

El bando en que se encuadra, sea cual sea, es meramente circunstancial. Con la misma fe defendería, llegado el caso, los postulados contrarios, pues carece de convicciones, principios y valores (ya saben: ¿quiénes hemos ganado?). Su fin, por tanto, es único: destacar a toda costa, para su mayor beneficio. Los medios no importan, son sólo un detalle en su estrategia política, y aún en su desarrollo vital.

Rehúye lealtades que le comprometan. Aunque las procura para sí, generalmente de manera obligada, mediante chantajes, amenazas, coacciones y extorsiones de todo tipo (por eso también es temido en su entorno).

Así, porque es práctico, ambicioso, inmoral, desvergonzado, mentiroso, listo, inculto, manipulador, generoso, mediocre, desleal, adulador, déspota e irresponsable, ha tenido éxito en la política que se lleva. No demasiado, en todo caso, pues también es consciente de que no debe superar al jefe que le protege, aunque éste sea objeto de su más íntimo y respetuoso desprecio. Su triunfo, por tanto, es relativo, pero significativo y sustancioso; el suficiente para vivir sin dar golpe, mientras se procura la fortuna suficiente que le permita subsistir en tiempos peores, que vendrán, aunque para él serán pasajeros.

Consultar aquí

2 Comments:

At 15 febrero, 2006 20:17, Blogger G.P. said...

Totalmente de acuerdo, dan verguenza los politicos de nuestro pais.
Nepotismo puro y duro como siempre.
Me da tanta pena por la gente que vive alla y sufre todos los desastres que cometen .

Dios ayude a Honduras...

 
At 19 febrero, 2006 19:41, Blogger David Morán said...

A los políticos o activistas que trabajan para su partido con el único propósito de conseguir un buen puesto en el gobierno, les llamo, simplemente, “mercenarios políticos”. Con frecuencia son utilizados por los líderes del partido en ausencia de verdaderos correligionarios, es decir, idealistas, preparados, honestos y dispuestos a servir al pueblo. Cuando el partido llega al poder, estos mercenarios corren a exigir trabajo a sus caudillos pero, al no haber cabida para todos, muchos quedan fuera. A los traicionados se les denomina de otra forma: Tontos útiles.

Me ha gustado mucho este artículo, define muy bien a esta clase de políticos. Es una lástima entender que en Honduras abundan esta clase de personas hasta para exportar.

Saludos, sigan adelante.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home