02 octubre 2006

¿Queda sitio para los corruptos en el país?

¿Qué son los emigrantes en cualquier sociedad del mundo a donde lleguen? Serán personas de segunda o tercera clase.


Recientemente ciudadanos españoles decían a negros que llegaban a las Costas de las Islas Canarias, “váyanse hijos de”... y es que nadie para las oleadas de africanos que intentan y llegan a Europa a través de las costas ibéricas.


Y quién para los americanos más allá del río Bravo y asiáticos que también llegan a pesar de todos los obstáculos, por millares, cada año, a los Estados Unidos. Será posible que alguien vaya a controlar la avalancha de migraciones, que para organismos internacionales de prestigio serán junto al tema del agua, los detonantes principales para futuras guerras este siglo.


La tristeza invade al darnos cuenta perfectamente el destino casi macabro que espera a los compatriotas que toman desesperados, en su mayoría, la opción de viajar ilegalmente a los Estados Unidos, porque aquí ya no hay nada que hacer para mejorar su calidad de vida y tener más dignidad como humanos.


Cómo cambiar esta situación. Es básico darnos plena cuenta de las causas de tan degradante fenómeno y ver a nuestro alrededor esa pléyade de jóvenes que sale de los colegios, aquellos que nunca llegarán a ellos y tantos adultos con familia de pan en mano y sin darles la seguridad de la comida.


Cuántos médicos hay por cada mil habitantes. Qué proporción del pueblo puede satisfacer la canasta vital día a día. Cuántos niños y niñas siguen siendo prostituidos a cambio de unos lempiras y seducidos al dinero fácil, encaminados así a las redes del crimen.


Qué cantidad de nuestra población sabe efectivamente leer y escribir y cuántos más poseen un oficio o profesión que les permitan ingresos decentes.


Defrauda esta realidad. Entorpece las ganas de salir por las mañanas de casa, porque quienes han tenido en sus manos la manija del poder político, casi en su generalidad, lo que hicieron fue cambiar para bien su estatus económico, elevar a potencias exageradas sus cuentas de bancos y encima se atreven seguir pavoneándose como que no ha pasado nada. Restregándole en la cara a nuestra gente más hundida en la miseria, sus placeres y sus riquezas mal habidas.


Y esos y esas se dicen cristianos no importa la denominación a la que pertenecen. Por ello se asombraba hace unas semanas el obispo de San Pedro Sula, monseñor Ángel Garachana, de cómo los fariseos invocan el nombre de Dios para tapar sus conciencias, usado el Ser Supremo para lavar sus sucias manos.


Y con qué derecho preguntamos, pueden esos que han enterrado profundo con su rapacidad y su corruptela invocar al Dios de los buenos y los justos.


Por qué no se dejan de historias falaces y lágrimas de cocodrilo especialmente ahora que se está aplicando la represión de las visas a quienes han cometido corrupción pública oficial o porque son parte del crimen organizado y enfrentan con hidalguía la basura que han producido, hecho en la vida pública con este pueblo tan noble y manso, que permitió que lo sacrificaran una y mil veces los traidores.


Mucha hambre de pan tiene nuestro pueblo, pero más de justicia; mucha sed de paz y de equidad ante los poderes. Que se acabe esa doble moral, que ya no siga el látigo de los corruptos apropiándose de más bienes públicos.


Que el rosario de los azos, llevado al clímax con los chinazos, los visazos y mucha podredumbre más, sean los motivos poderosos que le den fuerza a los hondureños para empezar a hacer retroceder al monstruo, a la bestia, a la hidra soberbia e indigna que encarnan los que le han hundido el puñal hasta quitarles la fe en ser mejores humanos.


Que esos que no llevarán nada a sus tumbas y allí acabarán sus vanidades, no tengan más espacios de poder en esta noble tierra, porque demasiado mal han hecho para seguir lacerándola, para que puedan acabar con los sueños de sus nuevas generaciones.


Patricia Murillo

patriciamurillo@yahoo.com

2 Comments:

At 29 noviembre, 2006 15:34, Anonymous Anónimo said...

QUISIERA APRENDER MAS DE ESTE TEMA NO CREA ME SIENTO IGUAL A USTED CUANDO MIRO LA CLASE DE PERSONAS QUE NOS GOBIERNAN SOY LIBERAL PERO NO CON ESO PASO LA CLASE DE CORRUPTOS QUE TENEMOS EN NUESTRO PAIS POR FAVOR SIGA ADELANTE CON ESTE TEMA Y CON TODOS LOS DEMAS TALVES SE DEN CUENTA LA CLASE DE LADRONES QUE NOS GOBIERNA

 
At 29 noviembre, 2006 15:36, Anonymous Anónimo said...

QUE BIEN DELE DURO A ESTE ATAJO DE SINVERGUEZAS,LADRONES QUE NOS GOBIERNAN TALVES ASI LES DE UN POCO DE VERGUENZA PERO CREO QUE NO LA TIENEN

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home